Deshidratación facial

Hay muchos factores que pueden contribuir a que sientas que tu piel está falta de hidratación, algunos son pérdida de agua por exceso de sudoración o beber poco agua durante el día, exposición al sol, contaminación ambiental, entre otras. A todas nos ha pasado, la piel cambia constantemente de necesidades. La montaña rusa de los tipos de piel. Para esos días en los que sientes la cara deshidratada, lo mejor es utilizar una crema hidratante facial nutritiva y natural que regule ese efecto y te devuelva una textura sedosa y luminosa.
Precio Restablecer
0
200
Precio: € 0 – € 200
Ordenar por
Filtrar y ordenar
Filtrar y ordenar

125 productos

Categoría
Tipo de producto
Preocupación
Tipo de piel
Marca
Precio

125 productos

Mostrar más

¿Cómo saber si la piel del rostro está deshidratada?

Para saber si la piel está deshidratada, hay que prestar atención a los síntomas que lo provocan, ya que son muy evidentes. Estos son algunos de los signos que indican que tu piel está deshidratada:

Piel deshidratada síntomas

- Falta de brillo y luminosidad.

- Sensación de tirantez y picor.

- Aparición de ojeras muy marcadas, arrugas y líneas de expresión, especialmente en el contorno de los ojos.

- Aspecto blanquecino y escamoso de la piel.

La deshidratación de la piel es un estado temporal y puede aparecer en diferentes tipos de piel. Por tanto, puedes sufrir una piel seca deshidratada o una piel grasa deshidratada.

¿Qué provoca la piel deshidratada?

Una piel deshidratada se produce por factores externos como el frío o el calor extremo, el uso de cosméticos fuertes, ducharse con agua caliente, la exposición prolongada al sol… Esto hace que el organismo pierda agua, causando que la piel esté deshidratada.

- No beber suficiente agua: el agua es vital para el organismo y la piel, ya que ayuda a eliminar las toxinas y a mantener la elasticidad y la firmeza de la dermis. Se recomienda beber 2 litros de agua al día.

- Uso de productos cosméticos agresivos y jabones convencionales: estos productos pueden alterar el pH de la piel y eliminar los aceites naturales que la protegen e hidratan, dejándola seca y deshidratada. Es importante elegir los productos adecuados para el tipo y las necesidades de cada piel, y evitar los que contengan alcohol, perfumes, colorantes o conservantes artificiales.

- Condiciones ambientales: el frío o calor, el viento, el sol, el aire acondicionado, la calefacción, el agua del mar o de la piscina, son factores que reducen la humedad presente en el aire y en la piel, dejando una sensación de piel seca y tirante.

- Ducharse con agua caliente: el agua demasiado caliente puede favorecer la deshidratación al eliminar los aceites naturales presentes en la piel. Lo ideal es ducharse con agua tibia y usar una leche enriquecida con agentes hidratantes para limpiar y suavizar la piel.

¿Cómo hidratar la piel?

Para hidratar la piel y evitar la deshidratación es muy importante elegir los productos clean beauty y específicos para a aumentar el nivel de agua que necesita y lograr una piel sana con brillo y elasticidad.

Piel deshidratada tratamiento

Además de incluir más agua y alimentos saludables de temporada en tu dieta, te desvelamos algunos de los mejores ingredientes naturales acabar con la deshidratación de tu piel:  

- Agua de rosas: El agua de rosas es un producto de belleza imprescindible para muchas personas, sobre todo para las que tienen la piel deshidratada. Esta esencia floral tiene propiedades hidratantes que ayudan a restaurar el nivel de agua en la piel. Además de su delicioso aroma, el agua de rosas tiene un alto contenido en antioxidantes y vitaminas que estimulan la renovación celular y aportan luminosidad a la piel. Así, el uso frecuente de esta maravillosa solución puede mejorar notablemente el aspecto general de la piel.

- Aceite de jojoba: este aceite es ideal para las pieles deshidratadas por sus propiedades hidratantes, nutritivas y protectoras que ayudan a restaurar la barrera cutánea y a prevenir la pérdida de agua.

- Extracto de té verde: el extracto de té verde es un ingrediente muy valorado en la cosmética actual, debido a su acción antioxidante y protectora frente a los daños que pueden causar envejecimiento prematuro, deshidratación o hiperpigmentación en la piel.